sábado, 8 de octubre de 2011

Eterno Verano

¿Dónde están las lluvias de septiembre? ¿Dónde están las crecidas del río? ¿Y las gargantas en octubre? ¿Por qué el musgo se marchita?
El verano se extiende y el sol abrasa la tierra. Las gargantas piden auxilio y los arroyos han perecido. Las setas no se atreven a salir ante la ausencia de humedad, ni siquiera en las umbrías hay frescura. El tempero de la noche se evapora durante el día, mientras el pasto colorea las barreras.

verano en el valle del jerte
Sierra de Tornavacas agostada 

Dicen que: “Septiembre o seca las fuentes, o se lleva los puentes”, pero, ¿y octubre? ¿Dónde están los  vendavales que azotaban a los árboles otros años?
Cada vez son más escasas las precipitaciones y más dispersas en el tiempo. El sol azota que casi llega a quemar, hablando ya del otoño. La arboleda está triste y se palpa desde lejos. El amarillo de sus hojas no es por el cambio de estación, sino por la falta de lluvia

Si un recurso tan importante como el agua cada vez es más escaso. Si lo que nos da la vida no aparece en su momento. Si la sequía se alarga y seguimos consumiendo. ¿Hasta cuándo seremos capaces de aguantar sin el líquido elemento?

verano en el valle del jerte
Caballo pastando en el prado, Tornavacas


6 comentarios:

El tejon dijo...

Pues con todo y con eso que tan bien describes, aún hay quien niega el cambio climático.
Pobre planeta.
Un saludo, chalecú, aunque sea de tarde en tarde es un gusto leerte.

chalecú dijo...

Es cierto que aún hay gente que niega todos estos cambios en el clima, pero allá cada uno con su ignorancia. Una cosa si está clara algo está sucediendo en el clima, y muy deprisa, pues es difícil que se puedan apreciar estos síntomas en períodos tan cortos de tiempo.

Un saludo Tejón.
Muchas gracias por tu comentario.

Vera dijo...

Hola Chalecú, creo que me ha vuelto a pasar lo mismo que otras veces con mi anterior mensaje que no te ha llegado. En él te decía que ojalá llegue ya el otoño. Todo está cambiando y las estaciones se hacen esperar. Hasta el agua nos niega su presencia, de momento. Algo estamos haciendo mal. Todo llega de golpe ... Es triste. ¿Te has enterado de que el alcalde de Cabezuela ha aprobado la macrourbanización en los parajes de la Garganta?. Es desolador ...
comprobar lo fácil que es acabar con lo mejor que tenemos y la disponibilidad de los políticos para acabar con las leyes que les impiden las atrocidades al medio ambiente.
Gracias Chalecú. Reflexionemos e impidamos este tipo de ataques a la Naturaleza. Hay por ahí una hoja de firmas contra esto, si quieres te paso el enlace. Un saludo.

chalecú dijo...

Si al desastre que estamos creando la "sociedad del bienestar" se añade la codicia de políticos con ansias de dinero, la fórmula es casi perfecta. Es difícil luchar contra la "sin-clase" política, pero la desertificación que estamos provocando entre todos es aún más grave. La Naturaleza hace tiempo que da síntomas preocupantes y seguro que veremos cosas aún más catastróficas.
Un saludo Vera.
Muchas gracias por tu comentario.

José Ángel y Miguel Ángel, I. T. Forestales dijo...

Curioso el blog. De una zona muy bonita que he tenido la suerte de conocer en múltiples ocasiones, el valle del Jerte en primavera es único.
nos hacemos tus seguidores.

Saludos desde el oeste salmantino

chalecú dijo...

El Valle del Jerte es bonito en todas las estaciones, lo que ocurre es que le han dado más protagonismo a la primavera por los cerezos en flor.A mí personalmente me gusta más en otoño.

Muchas gracias por visitar mi blog y por vuestro comentario.

Un saludo.