jueves, 24 de agosto de 2017

Claridad en el Agua y Oscuridad en el Futuro del Valle del Jerte

Al final venció la Serpiente y como era de esperar sucedió la catástrofe. Hace ya algunos años que se veía venir, aunque la misericordia de las nubes disimulaba la insaciable sed del hombre.

valle del jerte garganta de san martin
Tornavacas, Garganta de San Martín seca en verano

Cada verano las gargantas del Valle del Jerte, y estas en concreto de Tornavacas, ven como se diezma su caudal, languidecen sus truchas y mueren sus riberas. Algunas reliquias botánicas como el durillo (Viburnum tinus), han perecido en las cancheras muertos de sed. La nueva especie en forma de serpiente negra introducida por el hombre hace ya bastantes años, ha acabado por ganar la batalla y quizás la guerra. Las innumerables gomas kilométricas esparcidas por los cauces de nuestras bellísimas gargantas y ríos de montaña a lo largo de todo el Valle del Jerte, ha propiciado que se sequen por completo durante la época estival, dando lástima al contemplar tan terrible escena.

garganta en el valle del jerte
Tornavacas, Garganta de San Martín con gomas instaladas

El usurpador y ladrón de agua, ese que cree que todo es suyo, aún no es consciente de la barbarie cometida. La pérdida de biodiversidad, la lenta muerte de los bosques galería y el daño al ecosistema fluvial, con todo lo que ello conlleva, traerá terribles consecuencias que afectarán al campo. También a los cerezos, esa “mina” que como todas acabará por agotarse, si no se la deja un tiempo de recuperación o regeneración. La pésima gestión del agua, unida a la dejadez por parte de la administración, está dejando un rastro de muerte y sequía a su paso. La cada vez más ausencia de precipitaciones, o la acumulación de estas en forma de trombas o tormentas, traerá mayores desastres naturales que se agudizarán por la falta de vegetación ribereña y la desertificación provocada por el hombre.

garganta de becedas en el valle del jerte
Tornavacas, Garganta de Becedas con gomas instaladas

Antiguamente los caños servían para regar tanto las fincas de cerezos del Valle del Jerte, como las barreras y parajes por los que discurrían, sin olvidar los prados (casi todos desaparecidos), que “escupían” agua por doquier. Todo este sistema de riego además de humedecer el entorno y surtir fuentes y arroyos, generaba frescura y la vegetación lo agradecía.

garganta de becedas en el valle del jerte
Tornavacas, Garganta de Becedas casi seca

Es cierto que todo ha cambiado: el modelo de vida, la agricultura, la forma de cultivar los cerezos en el Valle del Jerte, y la propia filosofía y costumbres de la gente, pero la Naturaleza es sabia, y tiene memoria. Más pronto que tarde nos demostrará nuestro error y deberemos rectificar, volver a construir y hacer una buena y correcta gestión del agua, ese bien tan escaso, que nos permita seguir ocupando esta tierra sin la necesidad de esquilmarla.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Ronda de los viejos, Tornavacas


video

Tradición, recuerdos, añoranza y sentimiento. La rondeña de Tornavacas es algo que remueve en su interior a todos los tornavaqueños cuando la escuchan. Por desgracia va quedando en el recuerdo, esperemos que no desaparezca nunca y seamos capaces de mantener viva esta esencia de Tornavacas.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Algunas de Mis Labores

Sin apenas darnos cuenta el tiempo continúa su curso, avanza despacio pero no se detiene. Como las flores en primavera que pronto se convierten en fruto, maduran y mueren. Después las hojas van cambiando de color hasta que empujadas por el viento descienden a los pies de su dueño para enriquecer el suelo. Así como las hojas del otoño, con ese vaivén, poco a poco van desapareciendo algunas de las labores tradicionales que se han practicado durante toda la vida en Tornavacas.

"Escachapando las habas secas"
tradicion en el valle del jerte
Costumbres de Tornavacas


"De careo con el atajillo de cabras"
tradicion en el valle del jerte
Cabras veratas en la calle de Tornavacas

El modelo de vida está cambiando y no es posible detenerlo, tampoco deberíamos, pero si es importante, el hecho de conocer, recordar y sobre todo transmitir la forma de vida que tenían y aún tienen, algunos de nuestros antecesores tornavaqueños.

"Ordeñando las cabras"
ganaderia en el valle del jerte
Últimos cabreros de la sierra, Tornavacas


"Afilando la guadaña"
tradiciones en el valle del jerte
Parada para afilar la guadaña, Tornavacas

 La irreparable pérdida de la “Generación de los Valores” se lleva consigo la parte de este patrimonio inmaterial que no ha podido ser transmitido a la siguiente generación. Cuando nos llegue el tiempo de recordar y enseñar la parte de este modelo de vida que nos tocó vivir, estaremos obligados a estudiar nuestra propia procedencia.

"Rellenando de agua fría el alambique"
tradiciones en el valle del jerte
Oficios caseros en Tornavacas


"Un saco de hoja para el cochino"
tradiciones en el valle del jerte
Tareas domésticas, Tornavacas

Por eso resulta de extrema importancia resaltar, conservar y en la medida de lo posible seguir practicando algunas de estas labores, que sin duda ya no son de este tiempo, pero que sin ellas tampoco hubiésemos llegado hasta él.

"Tasajos oreándose"
tradiciones en el valle del jerte
Costumbres caseras en Tornavacas


"Barriendo la puerta por la mañana"
tradiciones en el valle del jerte
Típica costumbre en Tornavacas

Aunque el tiempo a veces lo borra todo, siempre quedará la estela de aquellos que nos precedieron y nos inculcaron esas labores y esos valores que forman parte de nuestra existencia.

"Aclarando la siembra para el riego"
tradiciones en el valle del jerte
Hortalizas sembradas en Tornavacas


"Limpiando los granos con la marea"
tradiciones en el valle del jerte
Limpieza de judías blancas con la marea, Tornavacas