sábado, 4 de octubre de 2008

Eternos Recuerdos

Un profundo sentimiento
Caminar y caminar, 
rebosante de energía muy deprisa y sin parar.
Enseñanzas y recuerdos con prudencia y sabiduría,
detenerse y esperar a ver si se aclara el día.
Necedades juveniles, imprudencias pasionales son curadas con esmero, subsanadas enseguida.
Saber andar en la noche, poder correr entre el día y conocer todos los caminos ¡Que memoria Madre mía!
Cual becerro tras su madre caminando y aprendiendo, intentando recordar casi todos los momentos.
Cuando la hierba está alta y la víbora está al acecho,
me subo en su espalda tierna para no pasar miedo.

Poder ver un animal y saber qué está ocurriendo,
esconderse tras un canchal para protegerse del viento.
Que paciencia en las gargantas, que silencio ante el espejo,
invisible como nadie pero siempre con trofeo.
Conservando y respetando, 

enseñando lo que es nuestro,
aprendiendo sin cesar ¡Dios mío! no me da tiempo.
Escuchando los relatos de un zagalón aventurero,
corrigiendo los errores cometidos otra vez luego, 

pero siempre con cariño, con respeto y con esmero.
Maestro en todas las artes, sin la necesidad de saberlo.

¡Qué grandeza y qué orgullo! ser parte de tu cuerpo.

1 comentario:

Vera dijo...

Aventurero, aprendiz de caminos, observador, explorador, caminante, sigiloso, hábil, respetuoso, paciente, apasionado, ... AMANTE DE LA NATURALEZA. Qué mejor que una poesía para manifestar estos recuerdos?. me gusta.