domingo, 26 de septiembre de 2010

El Agostadero

Hubo un tiempo en que todo era verde, el agua rezumaba por todos lados y las flores adornaban los montes.Después del abrasador estío el pasto en quien domina, la alfromba cambia de color, simplemente es otro tipo de belleza. Las majadas se preparan "solitarias" para el azote de las lluvias que se acercan.

pastoreo en el valle del jerte
Majadas de cabreros, Tornavacas

El ganado se pasea por las nubes y disfruta la frescura de la sierra. La otoñada se presenta con buena cara, los días frescos aparecen de improvisto, aunque dependerá de la dureza del clima. Si el otoño viene fuerte, pronto barrerá las hojas de los árboles y castigará a los habitantes de la cumbre.

pastoreo en el valle del jerte
Vaca en la sierra de Tornavacas

Al abrigo de los cerros se oirán desde lejos los cencerros, y con el empuje de las nubes... volveremos a ver correr los arroyuelos.

pastoreo en el valle del jerte
Sierra de Tornavacas


4 comentarios:

El tejon dijo...

Que el otoño sea generoso en lluvias.
Un saludo.

chalecú dijo...

Esperemos que sea como los otoños de antes, cuando llovía y llovía.El campo sin duda lo agradecerá.

Gracias Tejón por tu comentario.

Un saludo.

Vera dijo...

Que llueva mucho, que corran los arroyos libres ...

Un saludo Chalecú, Un saludo Tejón!.

chalecú dijo...

Parece que hay ganas de agua, ja ja,

Seguro que lloverá, y mucho como siempre, y volverán a correr los arroyos y torrentes...

Gracias Vera.

Un saludo.