viernes, 7 de noviembre de 2008

El Otoño en Tornavacas

Como huele el campo en octubre, que humedad desprende la tierra, que silencio emanan los bosques, que bonitos se ponen los robles.
Como duende entre la niebla, con el frío de la sierra, con las cumbres blanqueantes, con el corzo vigilante. Así es el otoño en nuestro pueblo, enigmático y precioso, violento, a la vez que mojado, bonito y sobre todo silencioso.

nieblas y otoño en el valle del jerte
Valle de Becedas, nieblas de otoño

No hay comentarios: