miércoles, 23 de diciembre de 2009

Cambio de estación

castaño en el valle del jerte
Silueta de castaño en invierno, Tornavacas

Entramos en la última etapa del año climático, con la belleza desnuda de los árboles y las nieblas que emergen del suelo, la humedad domina y la luz se desvanece en el horizonte. El frío ya corona las cuerdas tornavaqueñas, tímidamente iluminadas y los torrentes se detienen sujetándose a las piedras, ofreciendo algo de luz en las tenebrosas umbrías. El ramaje se ennegrece en los castaños y los robles marcescentes nos engañan mientras tanto el acebo está en temporada alta, se le divisa desde lejos.El recencio es quien se impone, el sol simplemente colabora, se pasea cabizbajo desde cuerda llana hasta el chistero, sólo aporta algo de luz menos mal a que hay brasero. Enclavado en la montaña con los chuzos descolgados se va pasando el invierno en mi Tornavacas amado.

5 comentarios:

Vera dijo...

Por tu Tornavacas amado chalecú!, por ti, por esa facilidad de palabra, por ese alma de poeta que dejas entrever, por el retrato que describes, ... para que no dejes de seguir recreándonos con tu página a los que te seguimos, para que el mundo reflexione un momento y aporte un poco de cordura tan necesaria, ... CHIN-CHIN!

ana dijo...

¡HOLA CHALECÚ!TE DESEO QUE PASES UNAS FELICES FIESTAS EN COMPAÑIA DE TOD@S L@S TUYOS Y QUE EL 2010 VENGA CARGADO DE SALUD Y BIENESTAR PARA TOD@S.
¡FELIZ NAVIDAD Y A SER POSIBLE UN FELIZ 2010!

pablo dijo...

chalecú he puesto una entrada en mi blog que te va a gustar mucho y además ya tengo un nuevo blog de la fauna del valle del jerte.

TE DESEO FELICES FIESTAS Y FELIZ AÑO NUEVO

chalecú dijo...

Con tantos días festivos queda poco tiempo para asomarse a mi ventana natural, pero ya se acabó 2009 y se nos echa encima otro nuevo año, en el que intentaremos seguir disfrutando con la naturaleza y sobre todo queriéndola.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y por visitar éste rinconcito tornavaqueño.

Vera dijo...

A pesar de las fiestas, yo sí he seguido asomándome a tu natural y singular ventana, siempre con la esperanza de verla actualizada. Ya estamos en el nuevo año y estoy segura de que esta ventana seguirá permaneciendo abierta porque hay mucho valle que mostrar en sus diferentes cambios estacionales. Te deseo para este año paz y felicidad.