domingo, 13 de febrero de 2011

Fractura De Estaciones

Aún queda tiempo de frío, todavía se tienen que ver hielos, no han llegado aún las "zorrás" de marzo y sin saberlo me rompo en pedazos. El sol me abruma algunos días y calienta en el epicentro del invierno, me deshace y me convierte en agua que libremente se descuelga por la sierra.



Necesito frío pero intenso, heladas nocturnas y aires recios, que vuelvan las nieves a la sierra, que no se vea ni una sola piedra. Que solo exista azul y blanco y que se queden llanos los barrancos. Que el viento moldee mi figura y la primavera descubra mi hermosura, cuando el deshielo comience a derrotarme, cuando las nubes me cubran por las tardes.



Mientras tanto seguiré sufriendo los distintos avatares de este tiempo. Dejaré que se posen sobre mí las hojas rezagadas del otoño, las que el viento tiene como suyas, las que se pasean y descansan en las alturas, aportando ese matiz de belleza y esperando a buen seguro el viaje de vuelta.