domingo, 12 de diciembre de 2010

El Ocaso del Otoño

Llegan los últimos días del otoño y se desvanece la impresionante belleza de su estampa. Los torrentes se descuelgan alegres por la sierra y su caudal es el óptimo para las fechas. Quizá ha venido un poco pronto el invierno aunque no es extraña su presencia, los robles ya vencidos se desnudan y los acebos limpian sus hojas que deslumbran.



En lo más hondo del bosque las estatuas desnudas se entremezclan y las hojas se amontonan en sus pies componiendo una bonita alfombra. Protegiendo al suelo de la lluvia y de la nieve que se espera.



Y la nieve aparece de repente y lo cubre todo de improvisto,  sorprende a las aves y  demás animalillos, que rebuscan entre la hoja para encontrar el sustento y se preparan para poder pasar el invierno.