domingo, 7 de noviembre de 2010

Velas de Otoño

La otoñada ya está en marcha, el frío y la lluvia se han presentado a la arboleda. Las frondosas se rinden las primeras y se dejan mover por el viento, sus hojas empiezan a descolgarse y en pocos días estarán desnudas.
Pero aún siendo las primeras en caer, su breve y espontánea belleza se levanta erguida entre otras como los robles, pareciendo velas de otoño que lentamente se apagan.